Pudiera no parecer peculiar el pensar que la industria del cine se pudiera comparar con el surgimiento del automóvil, la electricidad, los productos químicos y el avión ¿cierto?

Poco a poco, fue tomando la posición de ser la primera forma de esparcimiento de que llego a mayor número de gente de forma totalmente industrializado y eso ha hecho del cine un fenómeno omnipresente.

A partir de la década de 1910, cada año se iban vendido miles de millones de entradas de cine y los consumidores que no visitaban regularmente el cine se convirtieron en una minoría.

Solo para darte idea de algunos de los impactos que se vivieron en algunos países:

  • En Italia por ejemplo, la industria del cine era la cuarta industria de exportación más grande antes de la Primera Guerra Mundial.
  • En los Estados Unidos, la película era la décima industria más rentable.
  • En la década de 1930 Francia era la industria de más rápido crecimiento, seguida del papel y la electricidad
  • En Gran Bretaña la cantidad de entradas de cine vendidas aumentó a casi mil millones al año.

Antes del cine

A fines del siglo XVIII, la mayoría de los consumidores disfrutaban de su entretenimiento de forma informal, casual y a menudo no comercial.

Al hacer un viaje, de repente podían encontrarse con un artista en la carretera, y sus aldeas a menudo eran visitadas por showman, payasos y trovadores que viajaban.

Las ferias de temporada atrajeron a una gran variedad de músicos, magos, bailarines, adivinos y tragadores de espadas.

Solo unas pocas ciudades grandes albergaban teatros legítimos, estrictamente regulados por los gobernantes locales y nacionales. Este mundo fue destrozado en dos etapas.

Primero, la mayoría de los países occidentales comenzaron a desregular sus industrias de entretenimiento, permitiendo que muchos más empresarios ingresen al negocio y realicen inversiones mucho mayores, por ejemplo en circuitos de teatros de piedra fijos.

Estados Unidos fue el primero en liberalizar a fines del siglo XVIII. La mayoría de los países europeos siguieron durante el siglo XIX.

Resultado de imagen para industrias del entretenimiento

Gran Bretaña, por ejemplo, se desreguló a mediados de la década de 1840 y Francia a fines de la década de 1860.

El resultado de esto fue que surgió un esparcimiento en vivo comercial, formalizado y estandarizado que destruyó una parte justa lo que se conocía tradicionalmente

El efecto combinado de la liberalización, la innovación y los cambios en la organización empresarial hizo que la industria creciera rápidamente durante el siglo XIX e integró los mercados locales y regionales de entretenimiento en los nacionales.

A fines del siglo XIX, las industrias y mercados nacionales integrados de entretenimiento maximizaban la productividad alcanzable a través de innovaciones de procesos.

Las entradas creativas del cine cartelera, por ejemplo, circularon rápidamente por los lugares, a menudo en trenes dedicados, coordinados por oficinas de reserva centralizadas, maximizando la utilización de capital y mano de obra.

Las cosas han cambiado mucho con el tiempo y hoy día esta es una mega industria en donde es posible ver una película tanto en salas especiales como en la comodidad de tu casa o sencillamente a través de un celular.

La magia, sigue creciendo, así como la industria que, aún no se vislumbra toda su magnitud.