Acabamos de pasar todo un ajetreo y unas deliciosas fiestas de fin de año y para muchos todo comenzó desde noviembre con esas grandes ofertas que traen cada año tanto el Black Friday o el ya famoso Día de los solteros.

Las ventas desde entonces se hacen más frenéticas por todos lados: tanto por internet como por los establecimientos físicos y todos han pasado por varias pruebas de atención para darle a sus clientes el producto, el servicio y la calidad que se merece.

Y para que todo esto funcione la pregunta aquí es ¿cómo se logra?

Veamos por ejemplo lo que vemos en un depósito fiscal. Aquí llega todo tiempo de mercancías para ser introducidas a nuestro país y así en cada país tendrá sus puertas y condiciones de acceso.

De ahí se van a los almacenes, tiendas y /o clientes finales.

Resultado de imagen para depósito fiscal

Pero esto, en general va mucho más atrás e implican muchos más puntos y pasos dentro del proceso… todo para tener en el mostrador o para que llegue a tu casa cierto producto.

Para que esto pueda fluir de una forma efectiva, el fabricante recurre a toda una serie de canales para conseguir que su producto llegue a tus manos.

A estos se les llaman canales de distribución y pueden ser tan simples o complejos como una gran red de cables telefónicos (para darte una idea gráfica).

En sí, los canales de distribución son vías a través de las cuales los productos viajan desde los productores y fabricantes hasta los consumidores finales.

Son rutas por las que fluyen los productos, la información y las finanzas.

Mientras que algunos fabricantes tratan directamente con sus clientes, la mayoría de los fabricantes utilizan un canal de distribución para llevar productos a los consumidores.

Se requieren considerables esfuerzos, esfuerzos e inversiones para crear y mantener un canal de distribución.

Los márgenes de canal y el gasto de los esfuerzos de ventas en la gestión de canales pueden formar una proporción sustancial de los costos totales de marketing.

Un canal efectivo puede ser una fuente de ventaja estratégica para las empresas.

El diseño y la gestión de canales son, por lo tanto, elementos importantes en la competitividad de una empresa.

Los canales también son importantes desde una perspectiva de política pública, ya que emplean a un gran número de personas y son críticos para la disponibilidad sin trabas de alimentos y otros productos para los clientes en todo el espectro socioeconómico.

Resultado de imagen para depósito fiscal

Los administradores de canales expertos realizan esfuerzos concertados para medir y monitorear la rentabilidad del canal y el retorno de la inversión (ROI) de los miembros del canal.

Además de garantizar un ROI saludable, las empresas utilizan una variedad de incentivos financieros y no financieros para motivar a los miembros del canal.

Los incentivos de canal pueden variar desde políticas de canal creíbles, apoyo al desarrollo del mercado, contacto complementario, incentivos de alto poder y contacto con el usuario final.

Así que cuando tengas en la mano ese producto que viene cerca de tu comunidad o aquél que ha viajado desde el otro lado del mundo, ten presente que ha pasado por muchos canales de distribución y mucha gente ha participado en este proceso para que ahora tu lo tengas contigo.